La leyenda del dios Pachacamac

| |

Pachacamac significa “El Hacedor del Mundo”, “El que mueve al Mundo”. Su santuario fue uno de los más importantes de toda Sudamérica hasta la primera mitad del siglo XVI.

El mito del dios Pachacamac cuenta la historia de cómo creó al mundo; En el principio Pachacamac hizo al hombre y a la mujer, pero no había alimento para mantenerlos. El hombre murió de hambre y quedó la mujer totalmente sola, vagó por el mundo hasta que no pudo más y le imploró al dios Sol para que la ayude. Atendiendo a sus súplicas el dios Sol bajó del cielo y la fecundó con sus rayos solares. Cuatro días después nació un niño. El dios Pachacamac, indignado porque la mujer, que él mismo había creado, le pidiera ayuda al dios Sol, aprovechó un descuido de ella y se robó al niño. Lo descuartizó y sembró sus restos por toda la comarca; de los dientes brotó el maíz, de las costillas y huesos salieron las yucas y las raíces, de la carne los pepinos, pacaes y otros frutos y los árboles. Desde entonces no hubo más hambre, se vivió en abundancia y Pachacamac retornó a ser el dios preponderante e influyente.

Pero la mujer nunca perdonó a Pachacamac lo que había hecho contra su hijo, así que volvió a implorar la intervención del dios Sol pidiéndole venganza. En respuesta, el Sol tomó el cordón umbilical del niño y lo resucitó. La mujer a su nuevo hijo le puso de nombre Vichama y este la reconoció como su madre. Sin embargo, un día, Vichama, siendo adulto y sintiéndose un semidiós por ser hijo del Sol, le dijo a su madre que tenía el deber y la edad suficiente para ir a conocer el mundo y, dejándola, salió en largo viaje.

Pachacamac aprovechó esta ocasión y mató a la desgraciada mujer. Seguidamente creó a más personas. Cuando regresó Vichama se enteró de la muerte de su madre. No pudiendo soportar el remordimiento por haberla dejado, la resucitó y comenzó a perseguir a Pachacamac para darle muerte. Pero Pachacamac, para no verse obligado a matar a otro hermano, logró arrojarse al mar, justo al frente de su santuario, 30 Km al sur de Lima. Es por ese motivo que en la actualidad a esas dos islas que hay frente a nosotros en forma de ballena con sus crías, se les conoce como las "islas Pachacamac".

Clic aquí para saber más acerca de las aventuras de Alonso Christiano…

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es la historia más espantosa que he leído

.